Desde frutas y verduras, hasta pollo y cerdo, la bacteria de la salmonela puede contaminar a una gran variedad de alimentos. Sin embargo, debido a que los alimentos contaminados suelen tener una apariencia y olor normales, la detección puede ser difícil.

Por ello y para ayudar a prevenir la infección por Salmonella, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) sugieren lo siguiente:

  1. Lávate las manos después de tener contacto con animales.
  2. Refrigera los productos perecederos, los alimentos preparados y las sobras de tus comidas en las 2 horas posteriores a haberlas preparado.
  3. No comas huevos crudos ni carne cruda (de aves, de res, de cerdo, etc.).

Recuerda que la salmonela es más conocida por provocar diarrea. Dicha enfermedad, llamada gastroenteritis en el ámbito médico, suele ocurrir después de comer alimentos contaminados con esta bacteria.

Conoce más: Infecciones sin tratamiento, posible causa de cáncer

Si bien la enorme mayoría de pacientes con infección por salmonela padecen gastroenteritis, la bacteria también puede causar otra variedad de trastornos, tales como:

  • Bacterias en la sangre (bacteriemia).
  • Inflamación de las membranas cerebrales o de la médula espinal (meningitis).
  • Inflamación de huesos (osteomielitis).

Las infecciones por salmonela ocurren con más frecuencia en los niños menores de 4 años, pero pueden afectar a cualquier persona y a cualquier edad.

Acude a la brevedad con el médico si presentas los siguientes síntomas, pues pueden ser indicadores de salmonela:

  • Diarrea
  • Calambres y dolores abdominales
  • Fiebre

 

Vía: Health Day News / healthychildren.org