El síntoma más común de una úlcera péptica (o úlcera gástrica) es un dolor sordo o ardiente en tu estómago, así lo indica el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos.

Recordemos que este tipo de úlcera es una llaga que aparece en la mucosa que recubre al esófago, el estómago o el intestino delgado debido a que los ácidos que te ayudan a digerir los alimentos dañan las paredes de estas partes del sistema digestivo. El síntoma más común es ardor o dolor en el estómago.

Dicho dolor generalmente se siente entre el ombligo y el esternón, con mayor frecuencia cuando el estómago está vacío. El dolor suele durar de minutos a horas, y va y viene por días, semanas o incluso meses.

Conoce más: 5 consejos de alimentación para prevenir la colitis nerviosa

Ante ello, la agencia nos menciona las siguientes causas comunes que pueden desencadenar una úlcera péptica:

  1. El uso a largo plazo de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como la aspirina o el ibuprofeno.
  2. Una infección causada por la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori).
  3. Ciertos tumores en el estómago, intestino o páncreas.

Es importante que tengas en cuenta que el estrés y las comidas picantes no causan úlceras, pero sí pueden empeorarlas, por lo que debes acudir al médico a la brevedad si empiezas a experimentar el dolor que te mencionamos anteriormente y llevas un estilo de vida con estas características.

Las úlceras pépticas suelen empeorar si no se tratan. El tratamiento puede incluir medicamentos para reducir los ácidos del estómago o antibióticos para matar la bacteria Helicobacter pylori (dependiendo de la causa de origen). Los antiácidos o la leche no curan las úlceras, aunque pueden aliviarlas temporalmente. Dejar de fumar y evitar el consumo del alcohol puede ayudar. Finalmente, si las úlceras no sanan, podrían requerir cirugía.

 

Vía: Health Day News / Medline Plus