Un embarazo ectópico ocurre cuando un óvulo fertilizado crece fuera del útero, más comúnmente en la trompa de Falopio.

El feto en crecimiento finalmente causará la ruptura de la trompa de Falopio, lo que puede llevar a una hemorragia potencialmente mortal que, a su vez, podría requerir una cirugía inmediata.

La mitad de las mujeres que desarrollan un embarazo ectópico no tienen factores de riesgo conocidos, así lo señala el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos.

Por ello,  si estás pensando en convertirte en mamá debes tomar en cuenta los siguientes factores de riesgo ya conocidos, que incluyen:

  1. Embarazo ectópico previo.
  2. Cirugía previa de trompas de Falopio.
  3. Cirugía previa de pelvis o abdominal.
  4. Ciertas infecciones de transmisión sexual.
  5. Enfermedad inflamatoria pélvica.
  6. Endometriosis.
  7. Fumar.
  8. Tener 35 años o más.
  9. Historia de infertilidad.
  10. Uso de tecnología de reproducción asistida, como la fertilización in vitro.

Conoce más: La importancia de los carbohidratos durante el embarazo

Síntomas

Aunque puedes experimentar los signos y síntomas típicos del embarazo, es posible detectar otros que te ayudarán a reconocer un posible embarazo ectópico:

  • Dolor agudo o punzante que puede aparecer y desaparecer y variar en intensidad. (El dolor puede ser en la pelvis, el abdomen o incluso el hombro y el cuello debido a sangre acumulada debajo debajo del diafragma).
  • Sangrado vaginal, más pesado o más ligero que tu período normal.
  • Síntomas gastrointestinales.
  • Debilidad, mareos o desmayos.

Es importante contactar a tu médico de inmediato si experimentas un dolor agudo que dura más de unos minutos o si tienes sangrado.

 

Vía: Health Day News / American Pregnancy Association